×

¿Quieres salir de esta página?

Estás saliendo de la web corporativa de Amgen en España. Amgen S.A. no asume ninguna responsabilidad sobre el contenido, las opiniones o la precisión de la información contenida en la siguiente página.

×

¿Quieres salir de esta página?

Estás saliendo de la web corporativa de Amgen en España. Amgen S.A. no asume ninguna responsabilidad sobre el contenido, las opiniones o la precisión de la información contenida en la siguiente página.

ENFERMEDAD DE CROHN

La enfermedad de Crohn, una dolencia crónica del intestino


La enfermedad de Crohn es una patología inflamatoria crónica del tracto intestinal de origen autoinmune. Aunque puede afectar a todo el sistema digestivo, desde la boca hasta el ano, suele perjudicar principalmente al íleon, la parte más baja del intestino delgado; o al intestino grueso, sobre todo, al colon y al recto.

En esta enfermedad, el sistema inmune no reconoce como propio al organismo lo que produce un fallo en el proceso inflamatorio: el cuerpo reacciona contra sí mismo al considerarlo como ‘extraño’ y destruye tejidos sanos.

La enfermedad de Crohn genera úlceras en las paredes de los diferentes órganos del sistema digestivo provocando su deterioro.

Se trata de una patología presente principalmente en los países desarrollados. Aunque la pueden padecer personas de cualquier edad, afecta mayoritariamente a pacientes adultos y jóvenes de entre 16 y 40 años, sin diferencias entre sexos. El número de personas con enfermedad de Crohn en Europa sigue aumentando. En la actualidad, existen de 10 a 200 casos por 100.000 habitantes, por lo que se estima que 1 millón de personas la padecen. En España, se diagnostican entre seis y nueve casos nuevos por cada 100.000 habitantes/año.

Aunque en la actualidad se desconoce la causa exacta de la enfermedad, las principales investigaciones científicas realizadas hasta el momento se centran en causas inmunológicas o en la microbiota intestinal como factores desencadenantes.

La enfermedad de Crohn no es contagiosa, pero tiene una ligera tendencia genética por lo que puede ser hereditaria: un 20% de las personas que la padecen tiene un pariente con algún tipo de enfermedad inflamatoria intestinal.

Entre los factores secundarios que pueden favorecer a desarrollar la patología se encuentran una alimentación desequilibrada, el consumo de tabaco, las infecciones repetidas o el abuso de fármacos, entre otros.

Referencias:



Síntomas de la enfermedad de Crohn Ver más
Cómo se diagnostica la enfermedad de Crohn Ver más