×

¿Quieres salir de esta página?

Estás saliendo de la web corporativa de Amgen en España. Amgen S.A. no asume ninguna responsabilidad sobre el contenido, las opiniones o la precisión de la información contenida en la siguiente página.

×

¿Quieres salir de esta página?

Estás saliendo de la web corporativa de Amgen en España. Amgen S.A. no asume ninguna responsabilidad sobre el contenido, las opiniones o la precisión de la información contenida en la siguiente página.

Síntomas de la enfermedad de Crohn


Los síntomas son muy variados y dependen principalmente de factores individuales y de la situación física o psicológica que esté atravesando cada persona en un momento determinado.

Los más frecuentes son los relacionados con el sistema digestivo: dolor abdominal, diarrea, sangrado en heces, estreñimiento, fístulas y úlceras. Por otra parte, y aunque esta enfermedad afecta al sistema digestivo, pueden producirse problemas en otros órganos, como la inflamación de ojos, dolor en articulaciones, placas rojas en la piel o piedras en el riñón o la vesícula. Estos síntomas pueden ir acompañados de otros más generales como fiebre, falta de apetito y pérdida de peso.

A pesar de esta gran variabilidad en las señales de alerta de esta enfermedad, es muy importante tener en cuenta que en todos los casos se está produciendo un daño en el sistema digestivo, provocando que se inflame y se creen úlceras.



Aunque la enfermedad de Crohn es crónica, el paciente no experimenta síntomas continuamente y, cuando aparecen, no siempre tienen la misma intensidad. Los períodos en los que se manifiestan de forma más intensa son llamados brotes y, en la mayoría de los casos, no se originan a causa de ninguna acción realizada por el paciente. Sin embargo, sí se han identificado algunas situaciones que pueden contribuir a su aparición como, por ejemplo, dejar de tomar la medicación prescrita para la enfermedad, sufrir situaciones muy estresantes o haber padecido una infección recientemente.

Referencias: